Search
  • Con Luz Propia

Dale vida a tu casa con plantas naturales sin complicaciones

Las plantas también forman parte de la decoración de la casa y, además de aportar belleza, siempre procurando el equilibrio, transmiten sensación de hogar, de confort. Normalmente se tiene poco tiempo para cuidarlas, por eso es importante apostar por plantas de interior bonitas y de fácil mantenimiento.

Los cactus son una estupenda opción. Están acostumbrados a vivir en el desierto y por ello aguantan estupendamente la sequía y las temperaturas extremas, a pesar de lo cual debes regarlas un poquito de vez en cuando y procurarles un ambiente con luz natural.

Puedes convertir tarros de cristal en minijardines llenándolos con cactus. Sólo tienes que limpiarlos bien, poner en el fondo unas piedras de río para para facilitar el drenaje y plantar el cactus con sustrato especial, regándolo un poquito después. Si juntas varios de estos tarros, de distintos tamaños quedarán geniales sobre una mesa.


También una orquídea, una de las especies más hermosas del reino vegetal, decora elegantemente, de manera natural y necesita muy pocos cuidados. Aparentemente delicada, se trata de una planta tropical bastante resistente, por lo que es ideal para tenerla en casa. Basta con darle un buen grado de luminosidad (no de luz directa) y humedad, aunque siempre es recomendable saber las necesidades específicas de cada variedad a la hora de elegir su mejor ubicación. Blancas, rosadas, amarillas, fucsias y en distintas tonalidades de color morado, son un regalo de la naturaleza a admirar.

Los ficus benjamina o las arecas tampoco requieren mucha atención. Son ideales en una habitación con mucha luz o en una galería sin sol directo en verano. Eso sí, debes asegúrate de que sean proporcionales al espacio que ocupen o el efecto puede ser espantoso. Aportan gran interés visual y dinamismo, decoran y mejoran la calidad del aire en casa.


Si lo que quieres es decorar un espacio elevado, como una estantería, puedes utilizar plantas que caen en cascada, como la hiedra y otras colgantes. Acentúan el espacio vertical y crean sensación de frondosidad. Su cuidado es sencillo, basta con mantener la tierra húmeda todo el año y, en invierno, aplicar sólo el agua suficiente para evitar que la tierra se seque. Si la temperatura es elevada es conveniente pulverizar con agua.


Pero no sólo para el interior. La hiedra es una planta perfecta y preciosa también para el exterior. La variedad trepadora permite cubrir muros enteros, produciendo un efecto de cuento. ¿Quién no se ha parado alguna vez delante de una casa cubierta de hiedra, hechizado por su aspecto? Es la mejor forma de cubrir y proteger la vivienda sin tener que acudir a materiales químicos.


En verano reduce el calentamiento de la pared, creando una ventilación natural con la brisa. En invierno reduce la pérdida de temperatura haciendo de pantalla frente al viento directo. También protege los materiales al reducir el impacto de la helada y el granizo y además ayuda a reducir los defectos estéticos y estructurales de la casa.


Y, por si fuera poco, puedes cortar tallos para decorar el interior de la casa, metiéndolos en jarrones, haciendo centros y coronas. En definitiva, todo ventajas.


#CLPHomeStaging #vendetucasa #alquilatucasa #HomeStaging #ConLuzPropia #decoratucasa

33 views0 comments